viernes, 13 de junio de 2008

Gol por la escuadra

Nos lo han metido bien y hasta el fondo. Así, resumiendo. Ya disfrutábamos de la mejoría general de la casa tras librarnos del Cherokee, cuando deciden devolvérnoslo envuelto en papel de regalo. Es decir, el fiscal decide que es mayor de edad y que, dados sus antecedentes, no hay ninguna obligación de aguantarlo. Puerta. Aire. Y hete aquí que un simpático y solidarísimo educador de otro centro se apiada del pobre chaval, se pone en contacto con una asociación por los derechos de los inmigrantes, remueven Roma con Santiago y recurren la sentencia presentando como prueba un documento que ya se consideró falso hace dos años y en el que se asegura que el ínclito tiene 16 años. Vayamos por partes:
- Suponiendo que ese papel fuera auténtico (que no lo es, pero seamos bienpensantes), no hace falta sacar la calculadora para darse cuenta de que, dos años después, Cherokee ya no tendría 16, sino 18. Ergo, mayor de edad en todo caso.
- Cómo es posible que una asociación decida "defender" a un supuesto menor desatendido y pida referencias a un educador que JAMÁS ha convivido con él? No se supone que nos tendrían que haber llamado a nosotros?
- Respecto al susodicho y magnánimo educador... si tan maravilloso e inocente le parece el chiquillo en cuestión... por qué nos lo vuelve a encalomar? Ya que hemos sido tan pérfidos y malvados y él está tan preocupado por el bienestar del monstruito... por qué no se lo lleva a su centro?
- Y dónde estaban estas asociaciones mega chachis cuando nos quitaban a Fantasma, o a Rambo Tun-tun???
Conclusión: el rey del mambo ha vuelto a casa recuperando todas sus funciones, véase, camello oficial, extorsionador, cizañero, caudillo de motines, agresor y delincuente habitual.
Políticas a seguir? Régimen de tolerancia cero. Incordiar a las fuerzas del orden ante la más mínima salida del tono. Y la vieja técnica de asfixiar a Consejería con toneladas de informes. Por supuesto, impugnar la decisión. Y, hasta que el tema se solucione, lidiar con unos críos asustados y nerviosos, ver cómo todos los logros se van al garete y soportar a un cabrón que sonríe de oreja a oreja y nos recuerda que tiene 21 años.
Alguna gente debería ser un poco menos pazguata y tomarse la molestia de saber a quién ayuda.

4 comentarios:

Rogorn dijo...

Qué panda de cabrones. Como si no tuviérais dificultades suficientes. Pues guerra a ellos.

D Bowman dijo...

En fin... ¡Ánimo!

Wendy Pan dijo...

Fuerza y Honor, mi querida centuriona, y toneladas de pacencia que las cosas acabarán cayendo por su propio peso, suner or leiter.

Besotes mi reina

Lenka dijo...

Gracias a los tres por los ánimos.

ES LA GUERRAAAAAAAAAA!!!!