sábado, 12 de abril de 2008

Abrazos


Todo esto es culpa de la puta primavera (cómo la odio!!) Ya tiene bastante una el resto del año con ser una tarada integral, una ciclotímica insufrible. Ya es bastante difícil entenderse una (compadezco a los que tengo cerca) cuando se tienen estos cambios de humor tan insólitos, de la euforia a la apatía, pasando por la ansiedad, la tristeza, el cabreo o la felicidad más estúpida. Y todo sin motivo que lo justifique, como si en lugar de neuronas tuviera en la cabeza las bolitas del sorteo extraordinario de navidad. Y al calvo de la lotería girando los bombos. A ver qué sale...

Pero es que en primavera todo esto llega a límites insospechados. Entonces me dedico a mudar la piel y entro en un estado sencillamente inclasificable. Si no existieran las formalidades sociales, yo respondería durante esta estación con un rotundo y sincero "ni idea" al típico "cómo estás?" Os he dicho ya que odio la primavera?? Prefiero el otoño. Que me pone nostálgica, sí. Pero es tan bonito... (como una cabra, lo sé, lo tengo asumido)

Me preocupa la Guaja, claro, que no da abasto con tantos frentes en su batalla personal. Siempre me preocupan todas mis niñas, hasta las que son felices. La Bruja cínica levanta las cejas y suelta un "a ver de dónde viene el próximo palo" con su desconfianza habitual. Me preocupa el Peque por lo que ambos sabemos y por lo que no me cuenta. Y el Tafu, el Príncipe de las Mareas, porque anda así, de aquella manera, con las púas a media asta. Y es un estado que quizá sólo otro erizo puede entender. Me preocupa incluso quien no debería preocuparme, pero eso es algo que simplemente no puedo evitar. Ni siquiera mudando la piel.

Y me preocupa mi Emperador, que está siempre tan lejos y tan cerca, tan en el exilio. Pero hoy no puedo evitar ser egoísta, porque en realidad está aquí, porque voy a verle, porque hoy, por fin, tocan abrazos. Y, a veces, hasta a mí me gustan. A veces hacen tanta falta que te cuesta no darlos. Hoy abrazaría a mucha gente si todo fuera distinto, si no diera tanto miedo, si no existieran las púas, las conveniencias, si no hubiera nada que fingir, nada que esconder. Si no fuéramos tan estúpidos como para juzgar un abrazo.

7 comentarios:

Salem6669 dijo...

A pesar de los pesares a mi me gusta la primavera,
es muy fácil echarle todas las culpas de nuestros desórdenes a la pobre ;oP,
aún así tengo buenas noticias para tí, parece que según las últimas informaciones, el verano sigue pensando aparecer después de la primavera,
así que ya te queda menos ;o)

Pd.- Me ha encantado lo de "¿Como estás? ni idea"

Esperando más cartas a los búhos y que tus niñas te sigan preocupando pero sean felices

Besinos y un abrazo cibernético, osea,"injuzgable" ;o)

Albe dijo...

Oso-abrazo vía expréss pal norte!!

Lenka dijo...

Gracias chicos.

Montones de besos!!

too_fast_manu dijo...

bueno hombre todo se pasa ya sabes que siempre se encuentra un rinconcinto donde acurrucarse...

Guaja dijo...

Bueno, Le, de lo malo esta primavera esta teniendo mas de otoño que de otra cosa.

Manu, ojala fuese cierto eso que dices. Ya lo discutiremos con unos vinos. ;)

Besines

Lenka dijo...

Uy, Guaja, tú le vas a discutir eso??? La reina del optimismo??? Ya verás como sí, mujer. Que a ti nunca se te acaba la magia.

Fíjate que hasta YO le tengo que dar la razón al Manu...

;-)

Anónimo dijo...

Solidaridad de otra damnificada por la primavera. Un abrazo. Carlota.