sábado, 22 de diciembre de 2007

Vértigo


Si doy un paso más, es posible que caiga al vacío. Si no lo doy, todo quedará en suspenso.
Puedo perderlo todo, puedo ganarlo todo. Me siento como si tratara de retener arena entre los dedos.
Si subo un peldaño, quizá llegue por fin a lo alto de la torre. Pero tal vez entonces no pueda escapar.
Si abro la puerta, puede ser que salga del laberinto. Y si otra puerta se cierra a mis espaldas? Y si más allá no hay salida?
Si equivoco las preguntas seguramente pierda las respuestas.
Si permanezco en silencio, a lo mejor el monstruo pasa de largo y logro salvarme.

Pero, y si el ruido es la única manera de ahuyentar a los fantasmas?
Y si ha llegado la hora de encender la luz y descubrir que no hay precipicio, ni trampas, ni nada que temer?
Y si enciendo la luz y sólo estamos nosotros?

Qué puedo ganar? Qué puedo perder? Cómo saber cuándo es hora de aguantar, cuándo es hora de tirar, de romper, de contar hasta cien, de correr, de aferrarse al saliente, de soltar las manos?
Ha llegado la hora de saltar? Tendré valor para saltar a ciegas? Cómo saber hacia dónde voy a caer?

Prometí esperar a los búhos. Pero el más preciado parece haberse perdido. Debo seguir esperando? Es lícito que salga a buscarlo?
Hay demasiada oscuridad y no consigo ver nada. Tal vez lo tengo delante. Tal vez sólo debo extender la mano. Y si lo ahuyento, justo cuando había encontrado el camino? Y si, por el contrario, logro con un gesto atraerlo hacia mí?

Son muchas preguntas y aún me faltan muchas piezas. Es imposible terminar el puzle sin colocarlas todas.
La partida está siendo demasiado larga, demasiado complicada. Temo fallar en el último movimiento y que todo se vuelva cenizas. Pero debo avanzar. El reloj no se detiene. Ya hemos jugado nuestras cartas.
Quizá ha llegado el momento de saber si era un as o sólo un farol.

Voy a cerrar los ojos, extender la mano y confiar en la suerte.
Quizá gane esta vez.
Quizá pierda de nuevo y deba lamer mis heridas.
No importa. Las gatas siempre caemos de pie.

12 comentarios:

Rogorn dijo...

"No importa. Las gatas siempre caemos de pie."
Ole.

Lenka dijo...

Gracias, Hereje. Allá vamos.

Corsaria dijo...

Tengo curitas si hacen falta. Pero no lo creo, todo va a salir bien.
Lo imposible solo tarda un poco más, dice una amiga. Quizás sirva para vos también.

Beso transoceánico.

Lenka dijo...

Mil gracias y mil besos, Socia.
(Deseáme suerte porque ahora empezamos a jugar en serio...)

:-/

(A-SHU-DA!!)

Cristina dijo...

Estoy segura de que esta vez todo irá bien, Len.
Muchos besos.

Alberich dijo...

Confiamos en ti.Lánzate.
Aquí estaremos.

Anónimo dijo...

Len... si caes, ya sabes que hay muchos brazos que amortiguan el golpe y si no lo haces también esos mismos brazos te harán subir más alto.

Te quiero cielo. Mucho. Ya lo sabes.

Cualquier cosa que necesites ya sabes que la puedes pedir.

Marechek

Anónimo dijo...

A por todas Len, con un par. Buen viento y buena caza.
Me encanta la frase de tu amiga, Cor. Muchos deberíamos adoptarla como dogma...
Besos y muchísima suerte.

Anónimo dijo...

Ooops, que soy Carlota, que no había firmado. Disculpen vuesas mercedes :). Hay batallas que no podemos renunciar a librar. Mucha fuerza.

Jose dijo...

Mama, eres mas fuerte de lo que piensas y aunque, a veces hay que darte el empujon, sueles saltar. Y si saltas y algo no funciona, sabes que tu hijo estará siempre ahi abajo para recogerte;)

Y seguro que papa tambien, y la abuela, y el abuelo, y las tias, y el favorito de la abuela, y mi clon y....joder!!tienes a todo el reino ahi abajo!!asi cualquiera salta!!

PD: (queremos informacion completa del salto, tirabuzones y mortales incluidos;))

Lenka dijo...

Muchas gracias a todos por los ánimos. Sigo al pie del precipicio. Todavía hay tanta niebla que no he podido saltar, pero no os quepa duda que lo haré en cuanto se vea el más mínimo claro. No da tanto miedo sabiendo que os tengo a todos abajo para recogerme si, al final, no me salen las alas.

Os quiero.

Guaja dijo...

Sabes que no puedes seguir asi Le. Claro que da vertigo, pero, salga del modo que salga, estaremos aqui para lo que necesites. Ya lo sabes.

Como diria un viejo amigo tuyo: ¡Fuerza y honor, Le!