jueves, 17 de mayo de 2007

¿Quién ha sido?


Cómo era el amor antes? Se juntaban las parejas sólo para procrear, para satisfacer ciertas necesidades? Creamos la sociedad a base de hacer grupos que se defendían los unos de los otros? La progenie, la supervivencia. Cuándo entró el amor en todo esto? Lo hubo siempre, desde que somos racionales? Ahora dicen que el amor es una mera cuestión química. Feromonas, olores, hormonas y demás. Cuánto hay de instinto y cuánto de emotividad? Y qué es la emotividad? Emparejarse ha sido útil en el más amplio sentido de la palabra. Desde la mera propagación de los genes hasta la interesada unión de blasones, apellidos, escudos de armas, tierras y fortunas. Pero cuándo nació el amor? En la corte de Leonor de Aquitania? O ella se limitó a darle publicidad, a patrocinar el producto, a inventar la parafernalia del cortejo? El amor era distinto para los de arriba y para los de abajo? En qué momento empezamos a emparejarnos por AMOR, sea lo que sea eso? Cuánto de instinto y cuánto de interés conservamos en este juego? Se sufría más o menos cuando tu padre te entregaba a un hombre que él elegía? Funciona mejor o peor desde que somos nosotros los que nos buscamos, los que escogemos? La emotividad se ha cargado el amor? Era mejor verlo como un negocio, como una asociación? Es mejor entenderlo como mera compañía mutua? Pero es triste, verdad?

Por qué sufrimos tanto por amor? Qué esperamos de él? Cuánto somos capaces de pedirle y a cambio de qué? Es todo culpa de las películas? Nos han vendido la moto de la media naranja, del ser perfecto que se nos ajuste como un guante y nos lo hemos creído? Por eso sufrimos tanto buscando esa media naranja que nunca llega y coleccionando cáscaras de limón? Estamos pidiendo lo imposible? Es muy romántico, pero, no es también un tanto masoquista? Son más felices los que se conforman? Y, en realidad, se conforman, y por tanto son cobardes, o simplemente aceptan demostrando madurez e inteligencia? De verdad son felices, o anhelan en secreto la gran historia, la que, si algún día apareciera, les cambiaría la vida por completo? Se atreven a soñar tal disparate los felices? O no les hace falta? Es, en realidad, un disparate?

De verdad hay que sufrir por amor? Cuando no duele, es menos noble? Por qué tanta gente siente que le falta algo para ser del todo feliz? Por qué algunos sienten esa nostalgia de lo que no han tenido? Por qué otros exigen al amor una perfección que parece no existir? Por qué encuentras a tantas personas que se atan a otras con desesperación de náufrago, que prefieren ahogarse con alguien antes que caminar solos? Por qué unos esclavizan y otros se dejan esclavizar? Por qué algunos llegan a sentir que el otro les pertenece, que ya no es una vida, sino su propia vida? Por qué hay tantos que se enamoran del amor mismo, se empeñan en idealizar a una persona y luego se sienten engañados al comprobar que no era así? Por qué los hay que se fijan en lo opuesto a lo que desean con la extraña intención de cambiarles a su gusto? Cómo se puede amar a alguien deseando que sea otra persona? Realmente la química puede complicarnos tanto la vida?

El amor galante, las novelas, el cine, San Valentín y los ramos de rosas... cómo hemos llegado a meternos en este lío??

8 comentarios:

Cristina dijo...

Pues sí, Lenka, yo me hago las mismas preguntas. Pero la verdad, es que todos o casi todos, hemos sufrido por amor.
Besos.

JR dijo...

chica que buen Post!!!
la verdad es que no me equivocaba cuando te insistía en que escribieras un blog.
Bueno sobre el post, yo la verdad es que se muy poquito sobre casi todo, es lo que tiene vivir encerrado en una torre oscura en mitad del oceano, pero si te digo la verdad creo que lo mejor es no complicarse la vida teorizando sino dejarse llevar y un día hartarte de reir dandote cuenta de hasta donde te ha llevado la vida.
Un día te encuentras en un altar, o cantando una serenata o desojando margaritas y te empiezas a reir y esa es la gracia de estas cosas.

Anónimo dijo...

¿Cuántas preguntas seguidas pueden hacerse en un artículo, jeje? ¿Y cuál de ellas es más difícil de contestar?
Siempre se espera mucho del amor, y es lícito por dos motivos: porque es de lo más importante que le puede pasar a una persona y porque el ser humano tiende, afortunada o desafortunadamente, a intentar llegar más allá de lo que nunca había llegado antes. Nunca está conforme, e incluso cuando lo está, lo que desea es buscar la manera de mantener lo que tiene y no perderlo.
Ahora, claro, buscar es una cosa y encontrar otra distinta. E incluso encontrar no ganrantiza nada. Cuidado con lo que pides que igual lo consigues.
Gracias de nuevo.
Ro

Lenka dijo...

Muy cierto, Cris. Sufrimos tanto por amor que parece que hasta nos gusta!! ;-)

Jr, no me vendas la moto de la torre oscura, que tú eres más bien del ático soleado. Y no, no te preocupes, que no me complico la vida teorizando. Me hago preguntas y me divierto, ya sabes tú lo bien que lo pasa uno preguntando filosofadas del todo a cien! ;-)

Ro, no me tientes, que puedo preguntar mucho más... Y si algún día consigo lo que deseo... ya tendré tiempo de arrepentirme! ;-)

Lenka dijo...

Ah, y gracias a los tres!! Me encanta que os haya gustado el post.

Anónimo dijo...

¿y qué es el amor, pequeña?. Porque es fácil confundirlo con otros sentimientos. Yo sólo sé que sin amor, me sería imposible seguir, aunque sea una quimera, y sólo pido que no se pierda la capacidad, al menos, de sentirlo, sea cual sea la respuesta que cada uno dé a los interrogantes.

Pele Ón dijo...

Vaya con los planteamientos. Aunque llego un poco tarde, creo que el amor existe. Y desengañarnos es más útil aún, sobre todo si salimos hacia adelante, en vez de tirarnos al pozo de la melancolía.

Rogorn dijo...

Al parecer, esto es el amor:

http://www.elpais.com/articulo/portada/Dejar/querer/empezar/amar/elpepusoceps/20090118elpepspor_4/Tes