jueves, 15 de marzo de 2007

El Feminismo contado para Campanilla


Cada vez que digo que no soy feminista, observo la misma reacción. En algunos hombres, cierto alivio mal disimulado. Buf, tíos, dejad de meter barriga. Podemos contar chistes verdes. Y en casi todas las mujeres, estupor. No eres feminista? No estás a favor de la lucha de la mujer? De la igualdad de derechos? Pero por qué?

Definamos feminismo.


El feminismo es un conjunto de teorías sociales y prácticas políticas en abierta crítica de relaciones sociales históricas, pasadas y presentes, motivadas principalmente por la experiencia femenina. En general, los feminismos realizan una crítica a la desigualdad social entre mujeres y hombres, y proclama la promoción de los derechos de las mujeres. Las teorías feministas cuestionan la relación entre sexo, sexualidad, y el poder social, político y económico.
A pesar de que muchas personas líderes feministas han sido mujeres, no todas las mujeres son feministas y no todas las personas feministas son mujeres. Algunas feministas consideran que los hombres no deberían tomar posiciones de liderazgo dentro del movimiento, pero la mayoría aceptan el apoyo de algunos varones.
El feminismo como movimiento social ha sido principalmente visibilizado como un movimiento de las sociedades
occidentales en el siglo XX.
El feminismo no se encuentra asociado a ningún grupo, práctica o evento histórico en particular. Nace a partir de la conciencia acerca de las desigualdades causadas por los
sistemas sexo/género y de la búsqueda de la justicia social. Existen diversas formas del feminismo, como teoría, como práctica, como conciencia, como movimiento social internacional, nacional y local.
Algunos de los distintos feminismos son el
feminismo cultural, el feminismo radical, el ecofeminismo, el anarcofeminismo, el feminismo de la diferencia, el feminismo marxista, el feminismo separatista, el feminismo filosófico, el feminismo cristiano y el feminismo crítico.




Bendita Wikipedia! Bien, esa es la teoría. Eso es lo que muchas pioneras quisieron demostrar. No nos pongáis etiquetas por el mero hecho de haber nacido mujeres. Diosas fértiles en la antigüedad. Rameras satánicas, brujas, mentirosas, encarnación del mal y del pecado en el cristianismo. Algunas, santas. Todo estrechamente ligado al uso de la entrepierna, exclusivamente. Luego fuimos musas, histéricas, locas, heroínas, taradas... dependiendo de la época. No hemos dejado de ser etiquetadas en ningún momento de la historia. Sólo por ser mujeres. Ahora somos Superwoman. O eso quieren que seamos. Ellos no tienen etiquetas. Para qué? Son hombres. Exceptuando las pajas mentales de algún modisto listillo que quiere implicar más a los machos en ciertos consumismos, y que inventa etiquetas ridículas (metrosexual, übersexual) que, afortunadamente, son efímeras y tomadas a cachondeo en la mayoría de los casos. Nosotras seguimos etiquetadas.


Qué es el feminismo ahora? En mi opinión es uno de los términos más manoseados, pervertidos y ultrajados del diccionario colectivo.


Cosmopolitan. Vuelve loco a tu hombre. La moda más cool. Test Cosmo: eres una estrecha? Vuelve el tacón de aguja. Dietas milagro: no te escondas, presume de tipito este verano.


Revistas "femeninas". Porque hablan de trapos. Por eso son femeninas. El Muy Interesante no se considera una revista femenina. Y me consta que muchas mujeres la leen. De hecho, es la única que yo leo. Pero se da por sentado que lo normal es que lea revistas de trapos. No me gustan los trapos. Tïa, qué rara eres!


Sexo en Nueva York. Cuatro pijas comentando sus polvos. Super liberadas y mega cool. Manolo Blahnik a gogo, antros de super moda y pisazos de lujo. Son divertidas. Me he reído mucho con ellas. Cómo terminan? Casadas de blanco. Se ve que otro final es inimaginable! Eran solteras y se divertían, pero cómo lloraban por no tener novio... por estar "incompletas". Incompletas? Santo Dios. Es para ofenderse.


Nos ponen etiquetas. Culto al cuerpo, buena ropa, currar, viajes exóticos, muchos amantes, sentar la cabeza, casarse de blanco como una princesa, tener algún niño y poder con todo. Y lo llaman Feminismo. Feminismo Cosmo. Deberían incluir esta categoría en la Wikipedia.


Y luego están las Hembristas. Que son como los peores machistas, pero al revés. Los hombres son malos por naturaleza, no les necesitamos, que se pudran! Lo siento, yo les necesito, les adoro, les amo. Me encanta estar con ellos. De hecho, siempre me he entendido mejor con ellos. Soy una mujer atípica, rara, no me gustan los trapos, ni las bodas, odio ir de tiendas, las películas románticas me dan urticaria, prefiero vivir sola, soy promiscua y elegiría ser Aragorn antes que Arwen. Así que no encajo en la etiqueta de lo que muchas entienden ahora por feminismo. Lo cual no quiere decir que sea machista.


No necesito etiquetarme porque tengo muy claro que soy distinta a los hombres, tanto como puedo serlo de cualquier otra mujer. Todos somos únicos. Quiero disfrutar de la complicidad con ellos y con ellas. Oír chistes verdes. Hablar de sexo sin que una mojigata me censure ni un cavernícola me babee encima. Quiero normalidad, no diferenciación. Y esa normalidad es la que enarbolo como bandera. No quiero explicarle a un carcamal que tengo derecho a ser promiscua. Si no lo entiende, no merece el gasto de saliva y tiempo. Soy como soy, no tengo que luchar por ser así.


Adoro a las mujeres. Su magia, su sabiduría ancestral, la manera en que solidariamente se ayudaron en un mundo fálico que las oprimía, los secretos que pasaron de madres a hijas, comprendo el temor de las sumisas y aplaudo la rebeldía de las osadas a las que tanto debemos. El derecho al voto, al divorcio, a estudiar y a trabajar, no los tacones de aguja, que son modernos elementos de tortura, como en su día los corsés. Pero aplaudo igualmente la libertad que tenemos de usar esos malditos tacones o bien botas de monte. Y no creo que ninguna opción te haga más femenina que la otra.


Adoro a los hombres. Sus luchas, sus logros, su respeto, su apoyo y la manera en que procuran adaptarse a unos tiempos extraños en los que pueden partirte la cara por hacer una broma o llamarte estúpido si no te lanzas a meter mano. A los que nos entienden, a los que no temen ser amigos de las mujeres, a los que se atreven a llorar en el cine o hacerle muecas a un bebé sin sentir que peligra su hombría.


Quiero normalizar todo eso, la libertad de cada uno de ser como es, y por eso no soporto la idea de colgarme como etiqueta un término politizado, mediatizado, pisoteado y manipulado por el consumismo más absurdo.


Si ser feminista hoy pasa por el Cosmopolitan, o en el otro extremo, por odiar a los hombres, entonces no soy feminista.


Si pasa por romper etiquetas, normalizar actitudes y pasar de corporativismos y clichés basados en los genitales, entonces sí.

24 comentarios:

Jas dijo...

ZZZzzzzZZZzzzzZZZZ.....(es que pasaba por aquí y no me he podido resistir)...ya me lo leeré en otro ratito...ZZZZZzzzzZZZZ ;-)

Lenka dijo...

Jajajaja, qué grosero!!

Pues ayer no te entraba el sueño ni pa dios, querido...

;-)

gus aneu dijo...

Los peores ladrones son lod ladrones de palabras, se han quedado con libertad (Libertad Duradera) cuando algo no les gusta lo llaman fascismo (ellos!!!) y no tienen problemas en usar la idea de dios para publicitar un coche.
Ahora tenemos que explicarnos también por ser feministos/as
Pues yo sí soy feministo y no leo el cosmopolitan ni veo sexo en NY, pero quiero a mi mujer y a todas las mujeres de mi vida, y quiero para ellas lo mismo que quiero para mi, que soy hombre.
Nada más

Jas dijo...

ZZZzzzzZZZ...es que ahora no tengo tiempo cielo...ZZZzzzzZZZ...pero ya te he dedicado unas palomitas en el blog de la Sra.ZZZZzzzZZZZZ...lo leeré y lo comentaré ZzzzzZZZzzz...eyy Gus..ZZZzzzz

Lenka dijo...

Pues es exactamente lo que he dicho, Gus. Que cuando me preguntan si soy feminista, esos ladrones de palabras me vienen a la mente, y me obligan a contestar: sí, pero no.

Y en una pena tener que explicar tanto algo que debería ser tan obvio, verdad?

Gracias por las palomitas, Jas.

Teniente Colombo dijo...

Si al final la única etiqueta que vale realmente es la del sentido común.

Pero no abunda, no señores, no abunda.

Yo ayer te entendí perfectamente Lenka.

Campanilla dijo...

LENKA YA HABRAS LEIDO MI COMENTARIO EN EL BLOG DE LA SEÑORA.
PUES SI ERES FEMINISTA PARA QUE TANTO LIO.

Lenka dijo...

Porque el lío, querida Campanilla, no lo tengo yo. Lo tienen las que me dicen que soy poco femenina por no llevar tacones. Las que se asombran de que no sepa nada de moda, ni de firmas, ni de diseñadores. Las que me dicen con aire autosuficiente que "ya te casarás de blanco, princesita, no te hagas la dura que es lo que queremos todas". Y las que me acusan de "ir de guay" cuando aseguro que prefiero tomarme una cerveza con amigos antes que ir de tiendas. Las que se hacen un lío son las que no están dispuestas a admitir que una mujer sigue siendo una mujer aunque rechace esas cosas que a ellas les han inculcado como "de mujeres". Las que nos acusan a las distintas de "mentirosas" y de "hacer poses". O las que me dan lecciones sobre cómo debo entender el feminismo, o me dicen lo equivocada que estoy. Las convicciones nunca son equivocadas. Y yo tengo las mías muy claras.
Pero bueno, si algo tengo ya más que comprobado, es que la mayoría de las mujeres no me entienden en esto. En cambio, los hombres sí. Como el Teniente, por ejemplo.
:-)

Lenka dijo...

Y no, repito, no soy feminista. Ni lo seré mientras me sigan diciendo cómo debe entenderse tal término. Si te fijas, las últimas frases son condicionales. Y dado que opino que no se dan las condiciones óptimas, aún no puedo ser feminista. Así que, lo siento, pero no me contradigo en ningún momento, ni me hago ningún lío.

Y, como los búhos no llegan... me voy a cenar!

JKR dijo...

Muy bien Ana Rosa.

Lenka dijo...

A mí no me insultes, o te piso la cola!

;-)

Jas dijo...

Lenka reaparece ahora mismo, por favor te lo pido!!

Lenka dijo...

Sigo allí, bobo. No te me agobies!

;-)

Jas dijo...

uhhhmmmmm....ya te sentía ya.

Lenka dijo...

Mira que eres...

;-)

Seguro que ni has leído mi discurso!! Sólo me quieres para... los masajes!!

Campanilla dijo...

PUES SI TE CONTRADICES MI QUERIDA LENKA. HABLAS COMO UNA FEMINISTA ANTI-FEMINISTA.
NO SE TIENEN QUE DAR LAS CONDICIONES OPTIMAS PARA QUE SEAS FEMINISTA. TIENES QUE SER FEMINISTA Y DEFENDER LOS DERECHOS DE LAS MUJERES PARA QUE SE DEN LAS CONDICIONES OPTIMAS.

Campanilla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Campanilla dijo...

Y ESAS MUJERES DE LAS QUE HABLAS, DE FEMINISTAS NO TIENEN NADA.

Lenka dijo...

Claro que no tienen nada, Campanilla. Pero se definen como tales. Y yo no quiero que me metan en el mismo saco que a ellas. Si en realidad es así de simple. No es una contradicción. Para mí, la que se contradice es la que clama que es feminista y luego se mata de hambre para caber en una talla, o mira con lástima a las solteras porque cree que están "incompletas". Ahí es donde yo veo la contradicción y no en el declarar: "Si el feminismo es esto, no soy feminista. Si es lo que YO creo que es, entonces sí". Dónde está la contradicción?
Por cierto, que tampoco comprendo cosas como: "no me gustan las películas en las que no salen mujeres. Tal película estaría mejor si salieran mujeres". Sabes lo que provoca eso? Un pseudofeminismo políticamente correcto y bastante estúpido, en mi opinión, de Cenicientas con bazooka y Reinas Ginebra de 40 kilos pintadas de azul y tronchándoles el cuello a tíos como castillos. Para partirse de risa por no llorar. Lo encuentro patético e innecesario. El mundo ha sido machista. La mujer no ha pintado nada en muchos momentos de la historia. Luego, para qué falsear eso? Si me cuentan la Batalla de las Termópilas, es eso lo que quiero ver. Fue una historia de hombres. Las cosas tienen un contexto. Si me cuentan la vida de Virginia Woolf, o de Marie Curie, o de las Trece Rosas, entonces son historias de mujeres. Y hay historias que son de hombres y mujeres. Molestarse por una evidencia así, me parece sacar las cosas de quicio y mezclar churras con merinas. La igualdad es de ahora, de hace cuatro días. No queramos adulterar la historia, porque sería un engaño. Somos lo que somos por lo que fuimos. A mí me encantan las películas de estúpidad guerras de hombres, porque los hombres no me molestan. Les respeto exactamente igual que a las mujeres. Por cierto, la ley de paridad me parece una estupidez, como la discriminación positiva. Soy una mujer, no necesito favores. No me regales un puesto, quiero ganármelo si lo merezco. Es decir, ni me discrimines ni me ayudes. No soy imbécil ni desvalida. Dale un puesto a quien esté mejor preparado, sea hombre o mujer. Me parece de sentido común.
Y, para terminar, te agradecería que no siguieras proclamando: "menudo lío tiene Lenka", porque no tengo ninguno. Opinamos cosas diferentes y punto. Yo no creo que tú tengas ningún lío, te leo, valoro tu opinión y la respeto. Te agradecería que hicieras lo mismo.
Por cierto, me encanta debatir contigo. Un saludo, Campanilla!

Campanilla dijo...

Lenka, la contradiccion y el lio esta entre otras cosas, en que dices que no eres feminista y lo eres y las que dicen que lo son, no.
Esto es lo que te lleva a un pseudofeminismo estupido.
No te metas en el mismo saco que ellas. Yo soy feminista y no estoy en su saco.
Con que clase de "feministas" te juntas, que miran a una mujer soltera como incompleta. Perdona , pero eso es MACHISMO. O quiza tengan envidia de que hay mujeres que sabemos vivir solas y hay otras que no saben salir ni a por el pan sino tiene a un machito al lado. Y que conste que me gustan los chicos. Pero esto y mas cosas que has dicho lo voy a contestar en el blog de la Señora. Por que hay cosas de cine y ademas me parece un tema interesante para debatir entre todos. Como lo de la Ley de Paridad. Aqui me gustaria ya zanjar el asunto. Me gusta hablar de este tema pero esto da para hacer un blog de Feminismo. Saludos!

Lenka dijo...

Por eso lo hablo en mi blog, Campanilla. Porque es mi blog y hablo de lo que me da la gana. ;-)

Lo que digo es una cosa y lo que soy otra, y como tú no me conoces, no puedes juzgarlo. Te lo repito por enésima vez a ver si logro que me entiendas: yo NO soy feminista si ser feminista es ser una jodida chica Cosmo. Y, lo siento, pero esas son legión. Son mayoría. Son casi todas. Observa lo que las mujeres leen, dime cuántas de tus amigas están a dieta habitualmente, dime quiénes invaden las tiendas en un día de rebajas, cuántos ejemplares del Diario de Bridget Jones se vendieron y cómo se le considera a ese bodrio un libro de "chica de hoy en día". En comparación con eso, dime a cuánta gente conoces que esté involucrada en una asociación por los derechos de la mujer, cuánta gente conoces que dedique su tiempo a un voluntariado que apoye a mujeres. Entonces podremos hablar del feminismo Cosmo y del mío. Las Cosmo se han apropiado de la palabra, a partes iguales con las Hembristas, y ahí están todas diciéndome qué es el feminismo cuando la mayoría de ellas no saben quién era Simone de Beauvoir, Wollstonecraft o Camille Claudel. De ese pseudofeminismo de la dieta de puntos y el tacón de aguja es del que yo reniego. La contradicción no es mía, la contradicción es que las más machistas de las mujeres son las que se hacen llamar feministas y obligan a otras, como yo y muchísimas más, a renegar de un término que ha sido manipulado. Así que no soy yo la que se contradice. Se contradice, en mi opinión, la que clama que es tan capaz como un hombre pero está a favor de la discriminación positiva.

Anónimo dijo...

HolA LENKA. Pues mira, no se porque he aparecido aquí y he leído todo este "debate" sobre si eres o no feminista. Siento decirte que lo que dices de las que dicen ser feministas, es erróneo, osea, que una tia que piensa así como tu dices "rollito Cosmo" pues es más machista que otra cosa. O un poco cartuli, diría yo.
Vamos, que el feminismo es otra cosa. No es que esté totalmente de acuerdo con todos los movimientos feministas, así que prefiero no etiquetarme en ninguno, pero si entenderme cercana y facilitadora de valores coeducativos, que al fin y al cabo la igualdad es la necesidad.
Pues eso, que creo que entiendo lo que dice Campanilla. Y que si hablas así del feminismo, pues lo estás haciendo polvo. Igual con leer una definición no basta, hay miles de ellas, escritos, reflexiones, experiencias educativas, etc...
Un saludo.

Ella.

Anónimo dijo...

Y por cierto (perdona por la chapa) desgraciadamente en el año 2007 sigue habiendo discriminación laboral por cuestión de género.Mucha. Diferencias de sueldos por igual trabajo, no contratación por ser mujer, etc...
Cuando dices soy mujer, no me ayudes ni me discrimines.. Pues entiendo que ya estás discriminada por ser mujer (aunque no lo sepas/veas) y que no se trata de ayuda sino de justicia social.
ESto está pasando. Quizá no hayas encontrado nunca un caso cercano o información al respecto. Te aseguro que pasa.
Ya me callo!!!.
Ella.

Lenka dijo...

Bienvenida, Ella!!
Veamos si logro explicarme.
En primer lugar, créeme que no me he leído sólo una definición de "feminismo", sino más bien todas las que existen.
En segundo lugar, no comprendo por qué es tan difícil entender lo que digo. Mi "protesta" se basa en la absoluta perversión y manipulación del término "feminismo". Yo no digo que las Cosmo ni las Erizo sean el feminismo, al revés. Digo que se han apropiado de ese término y que por eso yo lo rechazo. Digo que esas "tendencias" se han cargado el feminismo, convirtiéndolo en una imagen las primeras y en una batalla absurda y anti hombres las segundas. Digo que las primeras son machistas hasta la náusea y las segundas unas rencorosas. Y unas y otras, en mi personalísima opinión, unas descerebradas ignorantes. Y que yo me niego a definirme como feminista mientras el feminismo sea una "verdad" que tipas así tienen la jeta de enarbolar. No quiero, bajo ningún concepto, que me metan en el mismo saco que a esas "pensadoras". Y, si para no estar en su mismo saco, tengo que renunciar a su palabrita, renuncio de mil amores. Porque, al fin y al cabo, es una palabra. Puedo defender lo que creo con muchas otras. Prefiero palabras como "sensatez", "justicia" o "sentido común".
En tercer lugar, no, no estoy a favor de la discriminación positiva. Me parece un invento moderno para que los políticos se las den de integradores y sensibilizados. En este país estamos llegando a un grado de idiotez pasmosa (siempre en mi opinión, ojo) cuando malgastamos recursos en arrearle patadas al diccionario, en cargarnos un idioma con siglos de antigüedad y hablado por millones de personas empeñándonos en colocar -os/as detrás de cada palabra, como si eso fuera la solución a algo. Me pegaría un tiro si tuviera que leer un Don Quijote políticamente correcto y no discriminatorio. Y luego lo de obligar por ley a que ciertos cargos se den, por narices a mujeres. Por qué?? Eso no es justicia ni es igualdad. Igualdad es que de entre dos candidatos a un puesto se elija al mejor de ellos, sea hombre o mujer. Y eso es de doble dirección. Si yo fuera empresaria me negaría a contratar a una persona menos preparada sólo porque tiene útero y tengo que demostrar lo solidaria que soy. Son luchas que considero estúpidas. Iguales oprtunidades, sí, iguales sueldos, conciliación de la vida laboral y familiar para AMBOS sexos (los padres también existen), yo creo en esa igualdad y en esa justicia como vías racionales para acabar con la discriminación, que por supuesto que existe (soy Educadora Social, no te quepa duda que sé lo que es trabajar con gente excluída, sí, he visto casos de machismo sangrantes, te lo aseguro) Pero también he visto la discriminación que sufren los inmigrantes, y me gustaría ver la cara que pondríamos en este país si una ley obligara a que el 5% (ya no te digo la mitad) de sus empleados fueran senegaleses, marroquíes o ecuatorianos. Así, por ley. Por narices. Ardería Troya.
Y, para terminar, sí, creo que nos toman por minusválidas, o peor, por imbéciles, cuando unas tipas se creen con derecho a hablar en nombre de todas las mujeres de este país, cuando unas tipas deciden en nombre de todas qué anuncio de la tele nos ofende, qué actitud de los hombres ataca nuestra intimidad o qué palabras del diccionario machacan la dignidad de la mujer. Mi contrato pone "Educador" y no, no me siento ofendida. No me ofende el plural neutro de toda la vida, aunque coincida con el masculino. Y no me parece que los chistes verdes en el trabajo constituyan un ataque a mi dignidad como mujer. Yo soy una mujer y tengo capacidad para decidir por mí misma lo que me ofende o me deja de ofender. No necesito que ninguna concejala de igualdad chille en mi nombre contra un anuncio de la tele. Ni que me den un puesto de trabajo si eso implica que un hombre más cualificado se queda fuera. Eso no es justicia, es caridad, y no, no la necesito.
Lo que necesito, lo que me gustaría, es menos dignidad ofendida por idioteces y sí unas leyes bien estrictas que no permitan que un violador reincidente se pasee por mi barrio o se tome cervezas con un maltratador y un empresario que te despide si te quedas embarazada. Porque eso sí que ofende mi dignidad. Como mujer y como persona.
Espero haber conseguido explicarme mejor en esta ocasión. Muchas gracias por tus comentarios!!!