viernes, 14 de mayo de 2010

Mi pequeño mundo friki

Cenar dos veces con uno de los escritores más afamados de este país.
Pedirle a un actor patrio que me morreara (sin éxito).
Sobarle a un actor de Jolibú la espalda más que a un pasamanos y salir con él en el periódico.
Irme de excursión, de sidras, de comilonas y futbolines con varios mitos de las letras y las ondas.
Dar un taller literario a jóvenes con otros dos escritores (sudamericanos afincados en mi tierra).
Una vuelta en la furgoneta de un cantante flaco (no con él, con su técnico de sonido).
Poner colorados a unos genios del humor argentinos.
Fumarme un cigarro y recibir un saludo bloggero de un cómico autóctono.
Montarme una orgía virtual con un director de cine pelín irreverente.
Arrearle un mochilazo a un fenómeno nativo de la escena.
Cuasi atropellar a un torero.
Recibir un cumplido en facebook de un entrenador de fútbol.
Y alguna peripecia más que me dejo en el tintero.
Lo mío es de traca, que no?

16 comentarios:

Sí es lo que parece dijo...

jajajaja, me parto, jajajaja Lenka, algunas de las cosas que has puesto son de aupa. Ahora que si yo pusiese las mías...no se no se quién es más friki.

Lo del mochilazo..jajaja

Besos y feliz finde

Lenka dijo...

Lo más raro de todo es que la mayoría de esas cosas me pasaron por azar. Como el mochilazo, que ni había visto al actor! Fue un accidente!!!

No me gusta acercarme a la gente famosa, me pongo en su pellejo y me muero de corte. Yo llevo fatal las multitudes, me estreso. Y que me dediquen elogios me mata de vergüenza, así que siempre pienso que a ellos les pasa igual. (Bueno, con el de Jolibú me pilló la marea de fans y es que no me podía despegar del tipo!! Así que aproveché la situación cual mitómana friki y le metí un sobe de espalda que le debí gastar el traje... Eso sí, yo calladita, que bastante lío había ya. Sólo le hablé después, de lejos. Y mejor hubiera seguido muda, porque le solté una patochada que se mató de risa! Qué palo, por Dios...)

Total, que yo nunca me acerco a ellos, como mucho les sonrío desde lejos. Y luego resulta que muchos se vienen pacá! Pa mí que piensan: "el cigarro se lo pido a esta, que pone de cara de que no sabe ni quién soy y seguro que no me da la coña". Digo yo, otra razón no se me ocurre pa tal misterio.

Ya tardas en contar tus experiencias frikis!!!
Buen finde para ti también y besotes!!

Sra de Zafón dijo...

Jajajajajaja.
Cuando leí tu entrada algo me crujía, y es que no te veo yo persiguiendo a elogiazos a gente famosa por mucho que la admires.
Pero asín ya me lo explico...

Bueno a mí me pasó algo muy simpático. Hace unos años, en el aeropuerto de Londres, me metí dentro de un ascensor con media plantilla del Madrid sin reconocer a ninguno. Llegué justo cuando se cerraban las puertas, y uno de ellos muy amable me la abrio,e incluso me dijo un ¡cuidado!por el que supe que eran españoles.
Le dí las gracias y me volví hacia la puerta, pero entonces entraron más chicos trajeados, con el mismo color de traje y la misma corbata, y yo quedé en medio, allí metida, con lo canija que soy, entre tios enormes y muy bien olientes, por cierto.
Me miraban como si viesen a una marciana, se partían de risa. Hasta que les dije: Vale, sois de algún equipo y yo no tengo ni p idea. Y se doblaban de la risa, flipaban, jajajajajaja.
Cuando salí me hicieron el pasillo, jajajajajaja. No me dieron de collejas porque no podían con la risa. No podían decirse nada, solo se partían...

Me enteré que eran del Madrid porque al llegar a Galicia, y contarlo, me dijeron que el Madrid jugaba en Londres, y entonces se me dio por mirar los cromos de los hijos de una amiga y claro, eran aquellas caras. Decirte que no iba Raúl, que a ese sí lo conocía. Pero lo más gracioso e increíble de todo esto, es que a una de mis mejores amigas le había ocurrido exactamente lo mismo en el viaje de ida de ellos,esta vez en Madrid. Y uno le dijo ¿ No quieres un autógrafo? con un acento que se le hizo tan familiar que creyó que eran del depor, y ella le dijo, Vale - pensando en sus sobrinos y sacó su agenda, así que le pidió que escribiese "Para Mario y Esteban", y cuando leyó la firma le preguntó y...¿De quien les digo que es el autógrafo? y él, muerto de risa le soltó: Di Figo. jajajajajajaajaa

Bueno, pues detalles de estos tengo unos cuantos,pero con el que más flipé ocurrió una noche de verano en Portugal, en un pueblo que no recuerdo ni su nombre pero que es precioso. Estaba con una amiga que canta, es soprano, tomando una cervecita en una terraza, junto a una fuente con forma de reloj, que tiene una frase escrita en el suelo muy curiosa: ¡Oh tiempo, suspende tu vuelo! De acuerdo - dicen el tiempo- ¿pero por cuánto tiempo? (por supuesto en portugués :-)
Y un compañero de ella nos dijo: Suspendéis vuestro tiempo y os venís. Vamos a cenar y a hacer un poco de ruido. Y fuimos, a uno de esos restaurantes que están a medio camino de nada y de todo, con mesas de madera, barriles, tipo vuestros espichos o merenderos. Era una noche calurosa y llena de estrellas y allí estaba Caetano Veloso, y despues de cenar tuve el honor de flotar mientras él cantaba acompañado por todo tipo de músicos. La escena final de la pelí de Almodovar Hable con ella, es lo único que me quita un poco el mono desde ese momento

Aquí, el fin de semana dura hasta el martes! Besos

Rogorn dijo...

¿Pero sabes que es Javier Clemente, el entrenador de fútbol, de verdad? Con su equipo, el Valladolid, jugándose la permanencia este finde, no sé yo si ha tenido mucho tiempo y ganas de andar de féisbuc. Un paisano de 60 tacos, además.

Énigüei, a ver si algún día tú eres el frikismo de alguien, jeje.

Lenka dijo...

Es él, Ro. Tiene cuenta en facebook, restringida, con sólo cuatro amigos. No escribe nada, pero entra en algunas páginas y viendo la mala leche que gasta y las burradas que suelta sobre la prensa deportiva... me temo que es él. (Ha dicho que molo. Juas)

Lo dicho, lo mío no es normal.

Hola, Zafoooo!!! Qué bueno lo tuyo con el Caetano!!! Lo del equipo de fútbol no me extraña, yo tampoco les reconocería. (Aunque ya casi soy amiga de Clemente. Juas. Y eso que he tenido los santos huevos de hacerle un chiste sobre la viagra... pero empezó él!)

Juan dijo...

Pues a mí, lo más friki que me ha pasado, me pasa y me seguirá pasando, es mi relación con las monjas. No sé que es lo que haga, pero les encanto, jajajajajaja. Yo, un ateo confeso, que no me gusta nada la jerarquía católica, y tengo multitud de fans con toca.

Todo comenzó con una monja de mi planta. La ví a ella como paciente y, en menos de un año, todo el convento pasó por mi consulta. Incluso iba a su convento a verlas. Pero tienen que tener muchas relaciones porque de otros conventos venían a mi consulta a manadas. Ahora creo que veo a casi todas las monjas de Sevilla. ¡¡¡¡Varios cientos¡¡¡¡. Y a pesar de haberlas visto a todas en ropas menores, me sigue dando un yuyu tremendo cuando me toca decirles que se desvistan.

La verdad es que excepto en lo de que se desvistan, que no me acostumbro, en lo demás las trato como personas, les cuento chistes verdes y les gasto todo tipo de bromas, y tienen una risa de lo más fácil. Además son las mejores pacientes. Siguen los tratamientos a rajatabla y a muchas de ellas, incluso a las de clausura, las he llevado al gimnasio en que trabajo y las he enseñado ejercicio terapéutico. Pero a las que he enseñado, les he convencido para que enseñen los ejercicios a las demás, y ahora, todos los conventos de Sevilla, tienen una hora al día de ejercicio terapéutico.

Otra cosa curiosa que me ha pasado es que en una guardia se murió un banderillero muy amigo de Fran Rivera. Y él estaba presente cuando comuniqué su muerte y firmé el certificado. ¡¡¡Es pequeñísimo¡¡¡. Pero espectacularmente guapo.

También he visto como pacientes al Presidente del Partido Andalucista, a un jugador del Sevilla y a otro del Betis, a un ex-alcalde de Sevilla y al director del Teatro de la ópera de Sevilla que posteriormente me regaló dos entradas en palco Vip para ver el Barbero de Sevilla en su estreno en Sevilla.

Otro día, iba por la calle y ví a una chica que estaba seguro que conocía pero no sabía quién era, lo cual me pasa continuamente, así que le dije adiós y me respondio como si efectivamente nos conociéramos. Tras el saludo, estuve pensando si era una paciente o el familiar de algún paciente, hasta que de pronto me dí cuenta que era Vicky Martín Berrocal. Supongo que ella pensaría algo similar a mí: ¿quién será ese?. ¿Un torero, o el padre de un torero?.

Lal dijo...

Jajaja, qué grandes vuestras experiencias!!!!
Yo he tenido unas cuantas, algunas bochornosas: tiré a Lardín, jugador en aquel entonces del Atlético de Madrid, por las escaleras del palco Vip una vez que me invitaron a un partido y que el pobre andaba allí viéndolo, lesionado. Luego, comentando la jugada con una amiga en el baño, escojonaítas vivas, nos topamos con que la que estaba miccionando y escuchándonos era la mujer del susodicho... Vamos, que me cubrí de gloria.
Pero lo peor fue una mañana, muy tempranera, que volvía yo de un concierto de los Celtas de las fiestas de un pueblo y me iba de empalme a la capi a la academia de matemáticas, porque el exámen era en dos días. Salía de Atocha con una amiga de correrías y de repente se nos acerca un hombrecillo a preguntarnos que cómo se iba a la Casa de Campo (eran las fiestas del PCE) o, en su defecto, a algún after a seguir con la fiesta. Después de un rato hablando con él, intentando quitárnosle de encima porque no estabamos para conversaciones a esas alturas del día, le metimos en el metro y nos fuimos. Fue dejarle, mirarnos y decirnos: oh, no, dime que no era él? Pero sí, era él. Manu Chao.

Kaken dijo...

Juaaannn, que no has contado lo de Cháves en bolillassss¡¡¡
Con tu permiso, Lenka, me reservo copiarte la idea y subir a mi blog mis frikadas, estoy haciendo memoria.
Es muuy divertido todo lo que contais :-))

Lenka dijo...

Pues si Fran Rivera te parece guapo, Juan, no te imaginas cómo es su hermano Cayetano. También muy bajito, pero impresionante. Qué ojazos!
Qué fuerte lo tuyo con las monjas, no??? A ver si es que tienes cara de santo...
;)

Juaaaas, Lala, pobre Manu Chao. Mira que si os estaba tirando los tejos...

Kaken, estaré encantada de leer tus frikismos!!!

Katha dijo...

Pues me temo que yo, que siempre he sido una sosa, no tengo anécdota alguna, fuera de mis meteduras de pata continuas, pero sin nadie famoso afectado.

Un saludo,

PD: Juan, me alegro de que, gracias a ti, las monjas hayan mejorado su salud.

Dalai dijo...

Yo comparto alguna experiencia de esas (pocas); lo que más me ha sorprendido ha sido que coincidamos en casi atropellar a un torero...¿estaremos destinadas a erradicar la "fiesta nacional"? jajajajajaja...

Lenka dijo...

No te diría yo que no, Dalai!!! Qué fijación, oyes!!!

B dijo...

Jodó, con un entrendor de fútbol. Con uno cualquiera. Uno de los miles y miles que habrá por España. Hombre, no. Con EL súper entrenador.

Lenka dijo...

Tampoco quería yo desmerecer a los demás. Y tenga en cuenta que de fútbol no sé ni papa, así que...

Katha dijo...

Mi aportación friki: los controles de alcoholemia.
Salgo poco, muy poco, pero las pocas veces que he salido últimamente siempre me toca pasar por control de alcoholemia. La primera vez me pararon, pero el policía se quedó tan descuadrado con la respuesta que le di, que me hizó seguir. El hombre decidió que definitivamente le había dicho la verdad: no había bebido. No suelo hacerlo, lo más que bebo es una clara, muy clara, con la comida/cena y esa noche ni eso.
La vez siguiente más o menos parecido.
Pero el otro día, en una cena friki total, despedida de una amiga que se nos va al otro lado del globo, en un sitio cuasi-chic, en una zona chic, con mi mini coche, ese que casi hay que empujar para que suba las cuestas, el mismo que el aparcacoches dejó un poco separado de los Porches, para que no desluciera demasiado, volví a la costumbre. No a pasar por un control de alcoholemia. No. Aparqué al lado del control de alcoholemia. Es más, uno de los policías me ayudó a aparcar porque había un señor bache, crater diría yo, y no me apañaba. Pelín torpe que es una. Y claro, mis amigas, muertas de la risa en el coche, me dicen antes de bajarnos: "ahora les das las gracias sin reírte". ¡Ja! ¡Cómo si fuera posible! Salimos del coche, les doy las gracias, y el más mayor de ellos me dice en plan paternal: "No bebas, ¿eh?" "No", le contesté yo, "que tengo que conducir".
Claro que creo que fue aún más friki bajarme del coche para que lo aparcara el aparcacoches (no he tenido yo esos lujos en la vida), quitarme mis alpargatas, carcomidas de puro viejas, y plantarme los farruquitos. Era cena temática: tocaba subirse al tacón, aunque fuera medio. A las pobres sandalias les vino bien airearse: llevaban años y años abandonadas en el armario. Ven la luz en aquellas contadas ocasiones en las que no hay más remedio que ir medianamente arreglada.

Por cierto, llegué a la conclusiónd e que no me pierdo nada con no salir. Después me llevaron a tomar una copa, yo un refresco, a un supuesto sitio de moda que me pareció un auténtico horror. Sólo al módico precio de 12€ la entrada.

Poco, pero no tengo nada más.
CHAO

Lenka dijo...

A este paso te haces colega de toda la pasma de tu ciudad, Katha!!!!

Chica, te pasa como a mi madre. Mira que es una señora respetable de casi sesenta años, pero nada, la paran siempre para soplar. Siempre. Me pregunto qué pasará, si le ven cara de borrachuza o qué. El caso es que sí que le gusta a la tía eso del bebercio, pero entiéndaseme: lo del vasito de vino con la comida, vaya. Y te aseguro que si me la llevara de fiesta me tumbaría a copas, eso fijo. Siempre ha tenido aguante pal alcohol (mi viejo cuenta que de novios él se cogía la tarrasca al segundo cacharro y mi madre, si quería, podía beber como un corsario). Pero nunca, nunca jamás ha osado beber si iba a coger el coche (tampoco es que la pobre mía salga mucho, coñe, que es de las que alternan alguna nochevieja con las amigas, pero no falla: un día del año que le dé por salir, me la ponen a soplar. Sin falta!)

Están a ver si la cazan, pero no hay manera. XD