sábado, 27 de octubre de 2012

Y por fin...

 ... llueve. Y se evapora este bochorno insano que nos tenía el otoño irreconocible. Y se refresca este piso-sauna. Y me alegro por adelantado de la noche que me espera, tapada al fin y sin dar vueltas sobre mí misma como pollo en asador. Y me fumo un cigarrito en la ventana, contemplando una tromba en condiciones, al más puro estilo Astur, sin pijaes. Llueve, joder. Por fin. Y el cuerpo te va pidiendo la rebequina. Termino de revisar por enésima vez eso en lo que ando metida (y que contaré próximamente) y, francamente, que fuera suene la lluvia me parece la mejor de las señales.

2 comentarios:

Sí es lo que parece dijo...

Pues aunque ya se sabe que nunca llueve a gusto de todos, la verdad es que ya iba siendo hora de refrescar el ambiente, de darle de beber al campo y que el otoño seo como el otoño de toda la vida :)

Saludos Lenka, espero nos cuentes en breve tu nuevo proyecto.

Por cierto si quieres participar en mi blog y saber por qué lo privaticé necesito tu dirección de correo (no la localizo) para enviarte invitación, de todos modos te doy la mía por si quieres sea privadamente(piromd2010@gmail.com)

Lenka dijo...

Ostras, Síes, qué bien!! Yo tampoco tenía la tuya y ya me había resignado a perderme tu blog. Me alegro de que no sea así!!!

Sobre los motivos de "privatizarlo", casi me los imagino. Justo he estado últimamente pensando lo mismo, pero al final no me decido. De todos modos, tranquila, que tampoco es que nos debas ninguna explicación a nadie, faltaría más!!!

Un besote, contactaré contigo!
;)