sábado, 10 de diciembre de 2011

Positivo

Ayer hizo un año de la primera gran sorpresa de nuestra vida. No podíamos entender aquel retraso (de casi dos semanas!) cuando no hacía ni tres que nos habían confirmado lo difícil que iba a resultarnos eso de engendrar sin ayuda. Decididos a no disgustarnos, nos sumergimos en foros, blogs y webs sobre adopciones, ya que si estábamos empeñados en adoptar antes de conocer nuestros problemas de fábrica no veíamos razón para descartarlo precisamente entonces. Ni siquiera presté atención a la falta, porque no era la primera vez. Pero tras dos semanas se me ocurrió que quizá algo no iba bien (jamás me planteé la explicación más sencilla dadas las circunstancias) y decidí hacerme la prueba, consciente de que cualquier médico empezaría por descartar justo lo que a mí me parecía imposible. Sin la menor emoción procedí con el asunto. El Trasto, tan convencido como yo de estar asistiendo a uno más de mis desarreglos, esperaba tirado en el sofá viendo la tele. "Aproximadamente cinco minutos", rezaban las instrucciones. En apenas tres, una palabra (y no dos, como yo esperaba) me dejó totalmente en blanco. Agarré el palito mágico y lo miré fijamente durante al menos tres o cuatro minutos más, pero él no cambió de opinión. Pasmada todavía, fui hasta el salón chisme en mano y sin mediar palabra se lo enseñé al Trasto. La cara que puso no la olvidaré mientras viva. Y el resto... es historia.


8 comentarios:

Nebroa dijo...

Ay dios, qué bonito es el mar cuando se mete en un baño cualquiera!!
Que sepas que se me han ponido los pelujos de punta!

Juan dijo...

Vida

Lenka dijo...

Y aún faltaban unos días para el mayor susto. Quién me iba a decir a mí que estaba llevando una doble vida...

XD

Ines Valencia dijo...

:')
Buah, tremendo!

Anónimo dijo...

¡Snif! Un momento tremendo. Yo también tengo foto del cacharrito, en mi caso con dos rayitas. Hace cuatro años, también por estas fechas.

Queme

Lenka dijo...

Lo que son las cosas. Estaba CONVENCIDA de no estar embarazada (teniendo en cuenta las malas noticias que nos habían dado ese mismo mes), pero me empeñé en comprarme un test de esos modelnos que te dan el resultado en palabras. Supongo que no quería tener la menor duda, por no llevarme un desengaño si las rayas me salían borrosas, o qué sé yo. Y ya ves!!!

Siempre pensé que notaría algún síntoma, alguna sensación, no sé, algo. Pero no, no sentía na. Ni cambios de humor ni nada. Por eso me flipa la cantidad de mujeres que aseguran saber siempre cuándo están embarazadas, incluso antes de la primera falta, incluso cuando son primerizas. Y, ojo, no me refiero a las que de repente notan náuseas, o cambios raros de humor, cosas palpables. Me alucinan las que te lo cuentan en plan místico: "yo LO SABÍA. Percibía la vida en mi interior".

:S
O yo soy tengo la sensibilidad de un boniato o hay mucha fantasma suelta.
XD

Anónimo dijo...

jijijiji MAMIIIIIIII!!!!!!!

Y qué bien te lo haces.

Marechek

Lenka dijo...

Eso que te lo digan ellos cuando crezcan, jajajaja!