jueves, 8 de septiembre de 2011

Montando una escena

Siempre hay alguna que te revuelve por dentro, que te trae recuerdos, que te hace llorar a lágrima viva, soñar despierta o reír a carcajadas. Algunas de mis favoritas, sin mayor orden ni concierto:
- Los dos hermanos (el mayor, el ejemplo a seguir, hundido y renacido tras asesinar por puro odio, pagarlo en la cárcel y renacer; y el pequeño, transformado tras mirarse en el espejo nuevo de su ídolo) descolgando de las paredes todos los símbolos nazis en "American History X".
- Papeles en llamas cayendo lentamente desde las ventanas de la cárcel, despidiendo a Giuseppe en "En el nombre del padre".
- Él y ella juntos en el balcón, con esa preciosa música triste de fondo en "El fantasma y la señora Muir".
- Una Escarlata hambrienta, pero no vencida, jurando ante Dios bajo el cielo rojo de Tara en "Lo que el viento se llevó".
- Los supervivientes dejando piedras sobre la tumba de Oskar en "La lista de Schindler".
- El discurso final del barbero en "El Gran Dictador".
- Los conjurados tocándose la nariz en "El Golpe".
- La pequeña Murron entregando un cardo a William cuando él se queda solo frente a la tumba de su padre y su hermano. El grito de rebeldía sobreponiéndose al dolor y la tortura en "Braveheart".
- Él bajo la lluvia y ella aferrada al cierre del coche, dudando entre el amor de su vida y el papel que le corresponde en "Los puentes de Madison".
- El rostro del cura, sin palabras, diciendo tantas cosas con los ojos, mientras escucha el relato de los abusos de sus protegidos en "Sleepers".
- Nettie y Celie, abrazadas tras toda una vida de distancia. La mujer malvada y libertina cantando desgarrada un himno y siendo al fin perdonada por el padre en "El color Púrpura".
- El niño reencontrándose con su madre y celebrando que ha ganado el tanque en "La vida es bella".

Y hay tantas más...

3 comentarios:

Juan dijo...

¡¡¡Buenos días princesa¡¡ en el campo de concentración en La vida es bella.

“Aunque yo siempre estaba corriendo siempre pensé que aquello nunca me llevaría a ningún lado”. Forrest Gump


“YO NO SOY MUY LISTO, PERO SÉ LO QUE ES EL AMOR”. Y esa misma noche hizo el amor por primera y única vez en su vida. Forrest Gump.

Tras la muerte de Jenny, sólo le queda amar a su hijo. Le lleva a la parada del autobús y, tras decirle: “sabes que te quiero”, se sienta, queda petrificado, pierde la mirada mientras vuela una pluma mecida por el viento. El estará allí todo el día. No tiene nada más que hacer que esperar a que vuelva su amor, el amor en forma de hijo. Forrest Gump

Hay tantas....

Sianeta dijo...

Me encanta esta selección...coincido con muchas!

Ines Valencia dijo...

Ufff, sí. Taaantos momentos. Coincido con varios y algunos no los conozco! tengo que ponerle remedio.